Cómo proteger la madera de forma natural

proteger la madera de forma natural

(Buenos Aires, 23 de Agosto de 2016). Cada vez es mayor la demanda de una construcción más sostenible. Tanto que ha pasado de ser una cuestión personal o de principios, a convertirse en distintas leyes y regulaciones, sobre todo en los países desarrollados, con el objetivo de implementar medidas que mejoren el comportamiento medioambiental de infraestructuras y edificios, y reduzcan la contaminación. Por ello, Todo Madera analiza las diferentes opciones para proteger la madera de forma natural. Se puede utilizar desde cera de abeja, hasta soda cáustica.

En América latina la mayoría de los consumidores al pensar en “contaminación” evocan sólo los vehículos o las grandes fábricas, pero casi todos los productos y objetos que circundan tienen un proceso de producción, y por ende, pueden ser o no amigables con el medioambiente. Los edificios no se quedan atrás, ya que consumen entre el 20% y el 50% de los recursos físicos según el entorno en el que se encuentren. La actividad constructora es una gran consumidora de recursos naturales, como la madera, energía, minerales y agua. Además, una vez construidos, continúan siendo una causa directa de contaminación debido a las emisiones que se producen en ellos, o el impacto sobre el entorno.
Por todo esto la arquitectura sostenible tiene en cuenta el impacto ambiental que puede llegar a producir cada proyecto, el consumo de recursos naturales, y los riesgos específicos para la seguridad de las personas.

Materiales ecológicos para proteger la madera 

proteger la madera de forma naturalLos materiales ecológicos en las construcciones son aquellos en los que, ya sea en su fabricación como en su colocación y mantenimiento, se han realizado generando un bajo impacto en el medio ambiente.
Algunas de las condiciones ideales es que dichos materiales sean reutilizables, duraderos, reciclables, o bien que incluyan materiales reciclados en su composición; además, deberían proceder de recursos de la zona donde se esté realizando el proyecto (locales). Otras de sus características, ya un poco más difíciles de cumplir a rajatabla, es que sean totalmente naturales, como ser la tierra, madera, adobe, corcho, bambú, paja, etc., y que no produzcan alteraciones frente a cambios climáticos como el calor, el frío o la humedad.
Si bien a veces no es posible cumplir con todos los requisitos, es muy importante que se empiece a realizar una construcción “consciente” en donde cada material sea pensado estratégicamente y aporte a cuidar el entorno.
Para poner un ejemplo, un material que es totalmente compostable y reciclable es la celulosa, utilizada para realizar aislamientos, y puede producirse en base a periódicos o papel desechado. No genera residuos y se puede conseguir una máxima eficiencia para regular la temperatura.

Proteger la madera en exteriores e interiores de forma totalmente sostenible Como se sabe, la madera es la estrella de los materiales ecosostenibles, pero necesita de ciertos mantenimientos y tratamientos para que no adquiera un mal estado a través del tiempo. Sobre todo cuando se la expone a factores climáticos adversos como altas o bajas temperaturas o humedad.
Existen distintas pinturas sostenibles de muy variada composición, como pigmentos, resinas, disolventes; en su mayoría derivados del petróleo. Las mismas no contienen disolventes volátiles tóxicos y están hechas principalmente a base de aceites vegetales, sobre todo de lino, caseína, cítricos, etc. Además, los pigmentos no se componen de metales pesados sino de tierras, óxido de metales y otros productos de origen vegetal o mineral.
Para elegir este tipo de productos se tiene en cuenta su proceso de elaboración, y sus posibles efectos sobre los usuarios. A continuación se detalla una lista de productos Cómo para proteger la madera de forma natural.

  • Lasur:
    Al contrario del barniz, un lasur penetra en la madera profundamente y no forma una película, por lo tanto deja un acabado de “poro abierto” que regula la humedad de la madera y facilita la salida del vapor de agua del interior de la misma.
    Este producto es óptimo para proteger maderas en exteriores, expuestas a grandes cambios medioambientales, ya que la flexibilidad de sus resinas permite adaptarse a las variaciones dimensionales de la madera. Además, a la hora de hacer un repintado son muy fáciles de aplicar y no requieren de lijado previo a su aplicación.
  • Aceite de linaza:
    También para el tratamiento de madera en exteriores e interiores se puede utilizar aceite de linaza caliente, con un 15% o 20% de aguarrás puro y un 2% de aceite de “cade” en la primera mano. Luego habrá que pasar una segunda mano, de aceite de linaza con un 10% de aguarrás, y una tercera mano de cera de abeja diluida en aguarrás en una proporción de forma que quede fluida para aplicar en frío. El aceite de cade es difícil de diluir por lo que se aconseja primero disolverlo con paciencia en el aguarrás. Tener en cuenta que el aceite de linaza debe estar cocido para una mejor penetración del producto y una mayor rapidez de secado.
  • Aceite de linaza crudo + trementina de pino + colofonia:
    Con estos productos que provienen de la savia y de la semilla del lino se puede preparar uno de los mejores tratamientos con la posibilidad extra de teñirlo y obtener así un producto acabado. Es una mezcla compuesta de productos muy inflamables que hay que calentar a baño maría y manipular solamente en condiciones de seguridad óptima.
  • Aceite de linaza diluido hasta un 50% con trementina:
    Esta combinación se utiliza para impregnar la madera y los suelos de barro y protege de los insectos y hongos. Se encuentra en la composición de casi todos los productos naturales de tratamiento de la madera: aceites de fondos, endurecedores, etc. Es una base indispensable.
  • Solución de soda cáustica:
    Este producto se debe diluir en agua (un 5% a 10%) y sirve para proteger la madera del moho y de los hongos. La soda cáustica es peligrosa ya que produce quemaduras al contacto con la piel y debe manipularse con cuidado y estando debidamente protegido (mascara, gafas y guantes).
  • Solución de ceniza de madera + soda cáustica:
    La lejía o solución de ceniza de madera se hace fácilmente utilizando los restos de madera quemada libre de tratamientos químicos. Es una mezcla que sirve tanto para interiores como para exteriores y tiene el efecto de limpiar y conservar la madera. También es un producto que se puede teñir.
  • Aceites de oliva, girasol, etc.:
    Otro producto que es muy fácil de conseguir y puede utilizarse para proteger la madera son los aceites naturales, se emplean para tratar las maderas en contacto con alimentos. Para ello se aplican en caliente, la mezcla es de dos cucharadas de vinagre y una de sal para un litro de aceite.
  • Sal de bórax:
    Se utiliza para las maderas nuevas, las cuales deben sumergirse en un tanque lleno de una solución de sal de bórax en agua y calentado a 80-90ºC a razón de 1 minuto por centímetro de grosor. Es una solución definitiva y no tóxica que también posee propiedades ignífugas. Para las maderas viejas se recomienda aplicar con pistola o a brocha pero siempre en caliente.
  • Aceites y barnices comerciales naturales:
    Estas pueden resultar opciones más sencillas aún, son preparaciones ya elaboradas y permiten un uso directo del producto sin tener que prepararlo. Aunque pueden ser difíciles de conseguir.
  • Barniz a la cerveza: 

Para preparar esta mezcla solo hay que dejar reposar una cerveza abierta o dentro de un recipiente, hasta que el gas haya desaparecido por completo, aplicándola luego sobre superficies bien alisadas y tratadas con aceite. Otorga un tono ligeramente dorado.

  • Barniz de cera:
    Este barniz se logra mezclando esencia de trementina con cera hasta lograr una pasta cremosa que se aplica con brocha sobre superficies algo porosas. Se deja secar durante dos o tres días, y se pule, primero suavemente y luego con energía. El producto intensifica los colores, aunque no es muy resistente a menos que la madera haya sido tratada con aceite. Conviene renovarlo cada uno o dos años.

Ver también: Siete consejos de experto: cómo cuidar y mantener el suelo de madera de casa como el primer día.

Fuente: Construmatica.com y mimbrea.com

2 Comentarios

  1. Hola, tengo un tejado de vigas y travesaños de movila, de aproximadamente 80 años de antigüedad. Están en crudo y me gustaría que pudiesen orientarme como tratarlas para hidratarlas sin darles color. Muchas gracias y un saludo.

  2. Los aceites y productos para la protección de la madera son esenciales para que luzca perfectamente. Es muy importante estos productos tanto en muebles de exterior como de interior, haciendo que la durabilidad de ellos sea más larga. En el exterior estos productos harán que los protejas de los cambios atmosféricos que se producen a lo largo del año. Estos productos le ofrecerán una protección natural sin perder su estilo robusto y atemporal.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre