Se publicó un protocolo sobre estrategias de conservación en plantaciones del Delta

(Buenos Aires, 23 de diciembre de 2014). “La presente publicación plantea una serie de estrategias para alcanzar a mediano y largo plazo la sustentabilidad de los bosques plantados, el mantenimiento de la integridad ecológica y la conservación de la biodiversidad de los humedales del Delta del Paraná”. Desarrollo Forestal participó de la presentación del documento, durante el encuentro anual de AFoA.

La presentación del libro “Estrategias de Conservación de la Biodiversidad en Bosques Plantados de Salicáceas del Bajo Delta del Paraná” se produjo a principio del encuentro anual de AFoA. Este protocolo fue producto del Convenio INTA-AFoA que fue presentado por el Ing. Bernardo Hauri, presidente de AFoA Regional Delta; por el Ing. Gerardo Mujica, director de la Estación Experimental INTA Delta; por el Dr. Rubén Quintana, presidente de la Fundación Humedales y por el resto de los autores, la Lic. Natalia Fracassi, el Dr. Javier Pereira y el Ing. Roberto Landó.

Esta publicación, premiada con el Premio Fidel Antonio Roig, es valorada como de alta relevancia para el Delta del Paraná y toda la comunidad forestal, fruto del trabajo público-privado y con los representantes de la sociedad civil.

Hauri dijo, entre otras palabras, lo siguiente:

– “Como productores forestales estamos obligados a capacitarnos en temas ambientales. Fue así que en 2009, de la mano de Raúl Suárez y de Gerardo Mujica, se solicitó la asistencia técnica de INTA para trabajar la gestión de estrategias de conservación de biodiversidad en temas ambientales. Hacia 2010 avanzamos en los primeros ciclos de conferencias, capacitaciones y talleres. Hoy estamos presentando este documento con gran consenso e impacto regional. Para terminar, quiero hacer una mención especial a los autores, porque aportaron conocimiento y trabajo. Pero, además, tuvieron paciencia, fueron humildes. Peleamos, nos amigamos, nos pusimos de acuerdo. Y llegamos a un documento consensuado y realmente aplicable”.

Por su parte, estos son fragmentos de las palabras que pronunció Fracassi:

– “Este protocolo plantea una serie de estrategias de mediano y largo plazo. Está conformado en base a información específica, pero con la experiencia y la riqueza que el dan los productores y los pobladores locales. Alude tanto a especies como a ambientes naturales, pero también a la fauna. Sin embargo, muchas de estas estrategias también pueden aplicarse a otro tipo de plantaciones; y también en sistemas silvopastoriles. Se consideran tipos de productores y tipos de suelos. Las mejoras a largo plazo deberían traducirse en un aumento local de la biodiversidad, el buen funcionamiento del ecosistema, la mejora de la productividad forestal, la responsabilidad social empresaria y la posibilidad de acceder a distintos tipos de certificaciones”.

Qué se publica en el Protocolo

Desarrollo Forestal transcribe el texto que se difunde en la contratapa del Protocolo:

“La presente publicación plantea una serie de estrategias para alcanzar a mediano y largo plazo la sustentabilidad de los bosques plantados, el mantenimiento de la integridad ecológica y la conservación de la biodiversidad de los humedales del Delta del Paraná. Conformado en base a información científico-técnica y la experiencia de los productores del territorio, alude a las especies y a los ambientes naturales del Bajo Delta y la principal actividad productiva de la región: las plantaciones de sauce y álamo. Sin embargo, algunas estrategias pueden implementarse en bosques plantados de otras especies (como mimbre y pecán) o incluso en otras actividades productivas como el sistema silvopastoril o la ganadería extensiva.

“El protocolo se divide en estrategias generales, aplicables a todos los tipos de establecimientos y usos (por ejemplo, ordenamiento predial, control de la cacería, y regulación y uso de adecuado de agroquímicos y fuego), y estrategias específicas que se desarrollan a diferentes escalas espaciales (rodal, establecimiento/predio, paisaje y región) considerando el tipo de productor (pequeño, mediano y grande) y el uso del suelo (forestal puro, silvo-pastoril, ganadero). Cada estrategia tiene como objetivo una población o grupo de especies de fauna y flora. Así, la meta es aportar a la sostenibilidad forestal y a la conservación de la biodiversidad de diferentes formas.

“Las estrategias a nivel de rodal o establecimiento implican mejoras en la gestión forestal y el incremento o mantenimiento de ambientes naturales, estructuras clave y especies focales por su importancia tanto ecológica como socioeconómica. Estas mejoras deberían traducirse en un aumento local de la biodiversidad, buen funcionamiento del ecosistema, mejora de la productividad forestal, demostración de la responsabilidad social empresaria y la posibilidad de acceder a la certificación forestal y a un mayor número de mercados. Las estrategias a nivel de paisaje y región apuntan al ordenamiento territorial, a la conservación de especies a escala poblacional y la definición de áreas de importancia para el Bajo Delta.

“Al final del documento se incluye un listado de las estrategias de biodiversidad e indicadores que cumplen con los principios y criterios para acceder a la certificación nacional forestal CERFOAR y para acceder a planes de la Ley de Presupuestos Mínimos de los Bosques Nativos de la provincia de Buenos Aires. Estas pautas podrían traducirse no sólo en la conservación de ambientes naturales y especies de valor, sino en una mayor competitividad para el sector forestal y en una mejora en las condiciones de vida para los habitantes y productores de la región”.

Fotos: Protocolo INTA-AFoA.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre