El Senado convirtió ayer en ley la modificación y prórroga de la 25.080

senado ley prorroga 25.080

El Senado de la Nación aprobó este miércoles el proyecto de prórroga con modificaciones de la Ley 25.080 por 10 años más, dando continuidad a la promoción forestal y del complejo industrial.

La ley tiene modificaciones que incorporan por un lado una actualización en los términos de acuerdo al nuevo Código Civil y por otro, los 20 años de experiencia en la aplicación de la norma para hacer el régimen más expeditivo y funcional, informaron fuentes de la Asociación Forestal Argentina (AFoA).

Mantiene los mismos beneficios, pero reduce la superficie y los porcentajes que se reconocen como Aportes no Reintegrables a las plantaciones forestales. Esta reducción tiene como objetivo mantener la promoción a pequeños productores y le otorga a la autoridad de aplicación la posibilidad de ampliar el beneficio en el caso que se cuente con fondos suficientes.

Osvaldo Vassallo, presidente de AFoA, señaló por medio de un comunicado de prensa: “Más allá de los negativos efectos de la macroeconomía, destacamos que la aprobación de la prórroga de la Ley cierra un año con muchos avances logrados de la mano del apoyo del Presidente, Mauricio Macri, en la Mesa de Competitividad Foresto-Industrial. Tal como la habilitación de bitrenes, la reducción de costos portuarios, avances en la construcción con madera, así como el Seguro Verde y la creación de la Plataforma ForestAR 2030, que aspira a dar la visión y la estrategia para lograr los objetivos de una Argentina que tenga en el sector forestal una fuente de desarrollo sostenible y creación de empleo al mismo tiempo que colabora con la mitigación del cambio climático”.

Efectos cotidianos reales

Respecto de la referida macroeconomía, el ingeniero Forestal Daniel Durán -titular de la empresa Selva SRL, con tres décadas de trayectoria en Eldorado, Misiones- le dijo recientemente a DF Informe Estratégico (exclusivo para suscriptores) cuáles son los efectos del bajo valor actual del monte en pie de pino:

– “Una de las principales actividades productivas de la provincia está en crisis. Para los productores pequeños, medianos y algunos grandes es un desaliento de la actividad, ya que no sólo la rentabilidad se ha convertido en negativa, sino que es un proceso que no se termina rápidamente, aunque mejoren las condiciones económicas, puesto que la oferta de rollos actual y futura duplica el consumo. O sea, es un problema de oferta y demanda, y eso sólo lo regulará el mercado: el productor dejará de plantar y cuando falten los rollos, empezarán a subir los precios nuevamente. Pero para eso faltan años. Un paliativo sería que apareciesen nuevos actores industriales o que los actuales hagan fuertes inversiones para consumir la madera excedente. Y esto no lo veo factible a mediano plazo”. Nota completa en este enlace.

Foto: Senado de la Nación.

 

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre