“Necesitamos un puente hasta el momento en que se supone se va a reactivar el mercado”

mercado muebles
Pedro Reyna, presidente de FAIMA, durante su presentación en el 139º Congreso Maderero de la Federación. Lo acompañaron en la mesa principal Luis Etchevehere, secretario de Agroindustria de la Nación, y Nicolás Laharrague, director Nacional de Desarrollo Foresto Industrial.

D&F Muebles dialogó en exclusiva con Pedro Reyna, presidente de la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (FAIMA). Se le preguntó específicamente por algunos ítems que se resaltaron en el comunicado oficial de la Federación tras el 139º Congreso Maderero, que se realizó en Capital Federal el 23 y 24 de noviembre. FAIMA firmó en la primera semana de diciembre un acuerdo con el Banco Nación para comprar muebles de fabricación argentina en 25 cuotas a una tasa del 38 por ciento anual. 

– Uno de los temas que preocupa mucho al sector es el sistema de scoring que aplica AFIP, que FAIMA había pedido que se flexibilizara.

– Sí. El scoring es una herramienta que castigaba al castigado, por decirlo de alguna manera. El contribuyente que había dejado de pagar algunas posiciones, descendía en su calificación. Y, automáticamente, también se les restringían los planes de pago: de seis planes a dos y también cambiaba la cantidad de cuotas. Es decir, el que estaba en crisis iba al muere seguro, porque iba a embargos.

– Claro, no tenía la posibilidad de que se le diera ayuda para salir adelante.

– Exacto. Y eso nosotros lo presentamos en diferentes ámbitos. Personalmente lo presenté en la Mesa del Presidente Macri (NDR: Mesa de Competitividad Foresto Industrial; ver páginas 5) y se puso como necesidad del sector PyME. Obviamente, lo presenté también en la Unión Industrial Argentina y lo llevamos adelante. Y, bueno, por fin decidieron eliminar este tema del scoring. Es decir, tiene una penalidad el scoring, pero es solamente cuatro puntos de tasa de interés. Tiene una tasa de interés un poco más alta, pero accede a los seis planes y a las ocho cuotas.

– Accede igual a la posibilidad de que se le otorgue una moratoria.

– Exacto. Lo único que está pasando para los que entran en moratoria, por el scoring, es que tienen que pagar un 10 por ciento del total en lugar de un 5 por ciento del total. Lo que se está pidiendo ahora como mejora de esa situación es que quien ingrese en moratoria no tenga que pagar un anticipo, sino que vaya todo a cuotas. Porque a veces el 10 por ciento de anticipo es un elemento que pesa para los que están tratando de pagar la quincena en tiempo y en forma.

– Por supuesto. Y todas las cargas sociales y demás gastos.

– Y ahora con el bono, también (NdR: pago de $5.000 por púnica vez a fin de año para los empleados en relación de dependencia). Uno está deseoso que mejore el consumo. Y, por otro lado, no puede pagar el bono. Es un contrasentido, pero así ocurre.

– Para resumir, el scoring redujo la carga para las PyMEs.

– Se redujeron las exigencias. Eso habilitó a que todas las empresas pudieran hacer uso del plan Mis Facilidades a 6 y 8 cuotas. Más la moratoria a 48 meses a la que se pueden presentar quienes hayan tenido deudas hasta el 30 de septiembre.

Reactivar el consumo

– Hablamos del pago del bono como una forma de que se pueda reactivar el consumo. También volvió el pago en cuotas. 

– Sí. Se habilitaron el Ahora 3 y Ahora 6, que se le suman a las 12 cuotas y 18 cuotas. Y FAIMA acaba de formar con el Banco Nación un plan para comprar muebles a 25 cuotas

– También el sector pidió beneficios para los fabricantes de muebles que los equiparasen con otros sectores productivos.

– Sí, pedimos, como está aplicando en otros sectores, que todos los salarios no pagaran cargas sociales hasta $12.000 y que todos aquellos que superaran esa suma pagaran cargas sociales por el excedente. Estamos pensando en situaciones críticas; necesitamos un puente hasta el momento en que se supone se va a reactivar el mercado. No se está pidiendo que se aplique para siempre y me parece que sería una forma de ayudar. Incluso, al ser menor el pago de cargas sociales se podría realizar el pago de una forma más segura a la que está en el presente.

– ¿Hay algunos sectores que ya lograron esos beneficios?

– Sí, Calzado e Indumentaria. Estamos en el mismo barco con ellos, porque somos todas empresas PyMEs. Nosotros lo hemos pedido para madera y muebles. La alta tasa de interés atenta contra la supervivencia de las empresas.

mercado muebles
Carta acuerdo que deben completar quienes adhieran al programa para vender muebles argentinos en 25 cuotas a una tasa de interés del 38 por ciento anual.

Comunicado oficial: “Urgentes medidas para reactivar el consumo”

A continuación, D&F Muebles reproduce de manera textual un comunicado que difundió FAIMA tras la realización del 139º Congreso Maderero, el 23 y 24 de noviembre en Capital Federal, cuyo título fue: “Muy afectado por la crisis, el sector exige al Gobierno urgentes medidas para reactivar el consumo”:

“Ante la nula rentabilidad por la fuerte caída de las ventas y el alto aumento de los costos ya se registraron despidos y suspensiones.

La industria maderera estima cerrar el 2018 con una caída en su producción en torno al 9,5%. El 60% de las empresas del sector foresto industrial señala que su producción cayó más del 5% en 2018 y el 64% expresó que las ventas cayeron más del 10 por ciento este año, registrándose numerosos casos de empresas con caídas de más del 40% en sus ventas. Además, 1 de cada 3 empresas disminuyó su dotación este año, según un adelanto de la encuesta del Observatorio de la Industria de La Madera y el Mueble (OIMyM) impulsado por FAIMA, la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines.

Este relevamiento, aún en proceso y que alcanza anualmente a 500 empresas madereras de todo el país, fue presentado en el 139° Congreso Maderero realizado los días 23 y 24 de noviembre en Buenos Aires, en el marco de los 85 años de la institución y ante la presencia de más de 100 empresarios y representantes de las 28 cámaras que integran la federación a nivel nacional.

Según los datos del Observatorio, históricamente el carácter mano de obra intensivo de la actividad maderera daba cuenta de un sesgo positivo a la protección de puestos de trabajo en el sector, a pesar de la caída de la rentabilidad. ´El empresario sabe cuánto vale tener un empleado capacitado en el oficio y busca retenerlo -destacó Pedro Reyna, presidente de FAIMA-. Sin embargo, la crisis actual es suficientemente intensa para tener implicancias laborales y las empresas comenzaron a disminuir su dotación, por lo que vemos con mucha preocupación esta situación´, señaló Reyna.

Por su orientación hacia el mercado interno y la elasticidad de la demanda de los productos ante los cambios en el salario real de los ciudadanos, la crisis económica afecta a la industria de madera y muebles más que a la general de la industria manufacturera.

A la caída de ventas se le suma un gran aumento de los costos: las tarifas, la tasa de interés exorbitante y destructiva de la cadena de pagos y el aumento de los insumos dolarizados. Con ventas en baja y costos que se disparan la actividad carece de rentabilidad, lo que posterga la toma de decisiones de inversión que apuntalen y traccionen.

El sector es el único que cuenta con tres mesas sectoriales en las que FAIMA participa: la de competitividad de toda la cadena de valor, encabezada por el presidente de la Nación; la Mesa Sectorial del Mueble, y la Mesa de Construcción con madera. En ellas se trabaja la agenda de competitividad y desarrollo del sector a largo plazo junto a Presidencia de la Nación, los Ministerios de Producción y de Agroindustria. A partir de las gestiones y pedidos en todos estos espacios FAIMA ya ha logrado la implementación de diversas medidas. ´Sin embargo, ante la gravedad del momento económico actual, eso no alcanza. Hoy nos apremia el tiempo´, indicó Reyna.

Por esto, FAIMA reclama urgentemente mayor velocidad en la implementación de estas medidas:

– Deben orientarse esfuerzos en el inicio de este 2019 a fortalecer las condiciones de mercado. La enorme pérdida de valor de la moneda viene con un poder adquisitivo en franca caída y su recuperación debe ser la prioridad 1 en la agenda económica de gobierno. Iniciativas como el bono de $5.000 pueden apreciarse como una posible respuesta a este punto, pero como herramienta presenta varios problemas; por un lado, es fútil su impacto en la recuperación de ingresos reales al ser un stock de una sola vez mientras que, a su vez, aprieta sobre la ya asfixiante ecuación de costos de las PyMEs que no pueden afrontar hoy, en medio de la crisis, dicho pago.

– Es necesario para la industria de madera y muebles, en su calidad de sector sensible, que se le adelanten los beneficios de la reforma laboral y tributaria, como ha ocurrido recientemente con los sectores de textil y calzado.

– En materia de financiamiento productivo, urge reglamentar la factura conformada, parte de la sancionada Ley de Financiamiento Productivo, para que todos los sectores puedan acceder a ese instrumento de financiamiento.

– Es necesario que se garantice el acceso de las tasas diferenciales subsidiadas recientemente anunciadas en todas las sucursales de los bancos participantes e impedir la exigencia de reciprocidad de parte de los bancos a las empresas.

– Asimismo, la consideración de destinar mayor volumen a estas iniciativas es fundamental; los $29.000 millones de cupo son solo el 7% del financiamiento PyME (que alcanza los $405.000 millones y es el 18% del financiamiento total al sector privado). En este sentido, sería prudente y necesario relanzar la Línea de Crédito de Inversión Productiva (LCIP).

– Con respecto al crédito a la demanda, la revisión de las tasas de los programas bajo la modalidad Ahora 12 puede bajar costos y volver accesibles productos.

– En la misma línea, que exista la posibilidad para supermercados de poder ofrecer bajo estas modalidades productos madereros es un punto fundamental a corregir en el diseño del instrumento.

– En materia tributaria, es mandatoria la suspensión por 180 días de la aplicación del scoring en planes de AFIP (recientemente flexibilizado) y la ampliación a 60 cuotas de los planes de facilidades. Asimismo, creemos fundamental que se dé marcha atrás con el retiro de los beneficios del decreto 814/2001, que estimulaban el empleo formal en economías regionales. Por último, es necesario modificar la resolución 4128/2017 de AFIP, en orden de clarificar su alcance para evitar que bancos denieguen financiamiento a PyMEs tomando como argumento las referencias normativas de esta Resolución sin mediar análisis de los casos particulares de cada empresa”.

Fotos: Archivo D&F Muebles y gentileza FAIMA.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre