La disputa gobierno-campo ya golpea fuerte en las ventas de muebles

La abierta pulseada política que mantienen desde marzo el gobierno y representantes de las cuatro entidades agroganaderas afectó directamente la venta de muebles, sobre todo en localidades en las que el campo es el sostén principal. Diversos representantes de la cadena de valor, desde fabricantes hasta muebleros y proveedores, respondieron la consulta de D&F Muebles.

1- ¿Hubo cambios en su ámbito laboral desde que escaló la disputa entre el gobierno y el campo? ¿Cuáles?
2- ¿En qué porcentaje influyó en las ventas?
3- ¿Cuál es su expectativa respecto del clima de negocios para los próximos meses?
– Daniel Albornoz, titular de Orintrama (puertas y aberturas) y flamante presidente de FAIMA. Costa Sacate, provincia de Córdoba.
1- En el sector de la madera percibí, ahora que fue el último Congreso Maderero de FAIMA (NdeR: 30 y 31 de mayo en San Francisco, Córdoba), una caída de entre un 20 y 30 por ciento en las ventas. Todos los empresarios lo adjudican al conflicto entre el gobierno y el campo.
2- Nuestra empresa no sintió caída en las ventas, porque nosotros venimos trabajando con pedidos anteriores. No he visto caídas significativas. En nuestro caso, los clientes son obras para ciudades grandes. Sí las mueblerías de los pueblos están mucho más complicadas por las caídas de las ventas.
3- De terminarse este tema, que creo que estamos cerca, yo soy optimista. Sostengo que las expectativas van a ser buenas si se sigue con un tipo de cambio de dólar alto que restrinja de alguna manera las importaciones. Sería lógico que no fuera un mal año. Pero como la Argentina es impredecible y decir que puede pasar a mediano plazo es difícil… Yo creo que esta situación de conflicto indefinido no da para más. En definitiva, el campo y el gobierno tienen que ceder un poco cada uno, y tener cordura.
– Ricardo Sorrentino, Tegno Muebles S.R.L. (muebles de cocina, baños, placares, dormitorios). Capital Federal.
1- Al principio se produjo una frenada bastante importante. Fue cuando faltaron insumos por el corte de rutas. Fue brusca porque el campo se la había agarrado con todo el mundo. Después es como que la gente lo incorpora y convive con el problema. Es decir, ahora se viene trabajando de la misma manera. No hemos notado una frenada violenta. Sí vemos que los clientes piensan más las decisiones: cuando antes señaban un producto en el momento ahora se toman una semana o diez días. Este panorama es en Capital Federal y Gran Buenos Aires. Por conocidos que están en contacto con zonas agroganaderas, sabemos que han parado las ventas violentamente. Mal, mal, mal. Incluso, se habla de que ha suspendido gente en algunas industrias.
2- Al principio, entre un 25 y un 30. Después repuntó, pero no se puede decir que está todo perdido.
3- Yo tengo trabajo, y bastante, para adelante. Tengo obras grandes que no han parado, obras en las que cerré operaciones con conflicto y todo en el medio. Fundamentalmente, torres de edificios de entre 30 y 180 departamentos. Cuando hablo de zonas, siempre es un público ABC1: barrios como Puerto Madero, Flores cerca de avenida Rivadavia. Son zonas donde se paga bien el terreno pero también se paga bien lo que se edifica. Ahora viene Expomueble 2008. Va a ser un fiel reflejo de la realidad inmediata, si bien el desempeño de una feria se mide en el resto del año. Cuando las ferias son buenas, se cierran muchas operaciones. Siempre es bueno que haya ventas en el corto plazo, pero hay que esperar lo que ocurra a mediano y largo plazo. No creo que se produzca un parate en el clima de negocios, por lo menos eso me dice la experiencia. Sí podría pasar si se alarga el conflicto. Por lo menos para mediados de junio tendría que haber una solución, aunque sea a medias, para seguir trabajando y solucionar los problemas.
– Pablo Cwik, titular de Gicovate (sillones y sofás,) y presidente de CAFyDMA. Capital Federal.
1 y 2- De marzo a abril las ventas cayeron un 25 por ciento. Y de abril a mayo, otro 25 por ciento. Esto sucede en Capital Federal. Y en las provincias la caída es todavía mayor. Yo vendo principalmente en las provincias. Para mí este momento es terrible
3- Yo creo que la disputa ya dejó de ser algo económico para ser político. Cuando no es el efecto Tequila, es el arroz… Cuando no existen problemas externos los argentinos nos tiramos para abajo solos… Espero que los dirigentes tomen conciencia de lo que está pasando y se sienten a dialogar. Parecería que están dilatando la situación para enfriar la economía de hecho, que era lo que había planteado (el ex ministro Martín) Lousteau. Y sin cargar con el costo político de anunciarlo ellos mismos. Me encantaría que el tema esté resuelto antes de Expomueble 2008 para que la gente vaya con alegría a la feria.
– Pedro Arnodo, Arnodo Muebles S.R.L. (muebles de estilo). Esperanza, Santa Fe.
1- Se nota una evidente falta de interés de la gente por comprar. Nos ha mermado el trabajo en forma representativa.
2- Cerca de un 30 o un 40 por ciento. El malestar deviene en una situación que no alienta a comprar para nada.
3- Está ligado a lo que suceda con el campo. En cuanto continúe el conflicto, no mejorará. La actividad que más riqueza genera en nuestra región es el agro. Mientras se sostenga la situación de conflicto, tendremos que esperar una situación de recesión como la actual o peor, incluso.
– Leandro Nicosia, Dyprom S.A. (muebles estilo inglés y country). Trenque Lauquen, provincia de Buenos Aires.
1- En nuestra ciudad se sienten mucho los efectos del conflicto porque es una zona netamente agrícola. Te diría que un 90 por ciento de los ingresos los genera el campo. Lo hemos sentido en la venta al público, porque Dyprom tiene un showroom en la ciudad. El parate es total en la venta a gente de la zona, sobre todo en los días de paro. Al mueblero del resto del país le está pasando lo mismo, por lo tanto nuestros despachos a esas zonas también cayeron. Por ahí donde menos se siente es en las grandes ciudades.
2- Cayeron los despachos en un 50 a 60 por ciento. Fue más grande la caída de las ventas al público. Y se notó más en los días de paro, porque cuando parecía que se llegaba a un arreglo la gente volvía a comprar.
3- No se sabe qué va a pasar a corto plazo. Las posiciones son muy duras de ambos lados. La sensación es que estamos pagando el pato los comerciante y los industriales, los que trabajamos al día. La gente del campo tiene reservas por la buena época que está atravesando, y el gobierno ni hablar, con las reservas que hay en el Banco Central. Si sigue así se va a poner fulero el panorama.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre