Casas construidas con madera: antigua costumbre con nueva tecnología

casas con madera pinamar
Construcción realizada por Pino Amarillo S.A. en el partido de Pinamar.

*Por Alejandro Berro Madero. En la década del 90, Don Pío Corradini instala en la localidad de Villa Gesell la primera planta de impregnación de madera por inyección de sales CCA en el país.

Se utilizaba el sistema vacío-presión para madera con destino a la construcción y la posibilidad de usar esta materia prima abundante en nuestro país para construir viviendas con un sistema práctico, rápido y económico conocido y aplicado en todo el mundo con el nombre “balloon frame”.

Corradini fue un pionero al cual nadie reconoció la incorporación de la tecnología e inversión importantes para el desarrollo de un mercado virgen en ese momento e impregnaba bajo Norma IRAM 9600. Además, lo hacía para establecimientos madereros de importancia.

Más tarde estas empresas montaron sus propias plantas de tratamiento al ver las posibilidades que se le abrían al mercado de la madera tratada.

Hoy existen en el país numerosas empresas de impregnación, de las cuales muy pocas realmente cumplen con las normas establecidas y siempre he insistido que la madera tratada debe llevar un Certificado del Impregnador, de las condiciones de retención, secado previo y post impregnación.

casas madera pinamar

La madera que no entra a cámara con las condiciones de humedad que marcan las tablas correspondientes nunca tienen el resultado que se espera de ellas.

Contexto país

Nuestro país cuenta hoy con 1,2 millones de hectáreas plantadas a las que hay que encontrarles una salida comercial y una rentabilidad apropiada. Es sabido que los pinos resinosos tienen un punto justo para su corte que si no se hace en tiempo su madera tiene como único destino el “chipeado” para tableros u otros sub-productos con valores por tonelada.

La construcción de casas con estructura de madera cumpliría con la expectativa de agregar un valor superior para el forestador y para este fin existe únicamente la promoción organizada e institucional de todas las asociaciones y cámaras relacionadas al rubro: forestadores, aserraderos, impregnadores y la cadena que se abastece de madera para sus procesos productivos.

Viviendas consideradas prefabricadas

Tradicionalmente, las construcciones de madera y en particular las que tienen destino para planes sociales, son consideradas “construcción prefabricada”. Es decir, de mala calidad y dirigida a un comitente de bajos recursos y como última alternativa.

La raíz de este problema es el uso de madera para construcción no tratada y que rápidamente se deteriora, por lo cual quienes son destinatarios de estas construcciones señalan a la madera como responsables de la mala calidad de la construcción y que la madera no es un material noble ni apto para construcciones destinadas a perdurar en el tiempo.

casas madera pinamar

Por nuestra parte, podemos acreditar construcciones realizadas hace más de 22 años y que hoy se encuentran en perfecto estado de conservación en todas sus partes.

Por lo general, las construcciones de madera no son aceptadas en los barrios privados por considerarlas “precarias”. Los municipios dan mil vueltas antes de aprobar los planos a pesar que ya existen normas INTI/CIRSOC y la aceptación por parte del Estado para los planes de viviendas, antes ProCreAr y en la actualidad, UVA.

Hoy está cambiando lentamente el panorama. El interés por la construcción en madera está presente en la evaluación de quienes quieren construir. La gran calidad que ofrece una construcción en seco utilizando estructura de madera, profesionalmente construida y ejecutada con idoneidad, ha hecho realidad la aprobación definitiva de este sistema por parte de las reparticiones públicas y privadas que se oponían a su aceptación.

Puntos a favor

Un punto a favor de estos sistemas constructivos son la rapidez de ejecución y la ausencia de obra húmeda que, por lo general, demora en secar y atrasa los plazos de ejecución.

Debemos insistir, para que las construcciones de madera se generalicen, que las cámaras madereras deben actualizarse y normalizar las medidas disponibles en el sistema métrico decimal, descartando definitivamente la pulgada y el pie.

El sistema métrico decimal fue adoptado por la Argentina desde la década de 1940. En realidad, no se explica el motivo de la continuación de un método de medición para la madera que es ajeno a la medición tradicional de nuestro país.

Asimismo, los machimbres y subproductos encontrarán las medidas iguales a otras firmas, algo indispensable para facilitar a los constructores en general la utilización de la madera en la construcción.

Hasta el presente cada productor utiliza padrones de fabricación propios que no concuerdan con otros productos similares que se ofrecen en el mercado.

Es bueno informar al potencial interesado en adquirir una vivienda construida con madera que debe averiguar los antecedentes y las construcciones realizadas por la empresa que la construyó. No existe mejor dato que la consulta directa con quien vive en una casa de madera ya construida por la empresa elegida.

Existiendo en el mundo gran cantidad de países que se destacan por el uso intensivo de la madera en sus sistemas constructivos, no hay razón lógica que nos excluya en Argentina de adoptar esta modalidad.

Hoy en varios países europeos, Canadá y Estados Unidos se realizan construcciones de edificios de varios pisos sin ningún tipo de restricción ni destino.

Es importante saber que la madera de pinos resinosos sin tratamiento con CCA no es apta para construir debido a que es atacada por plagas que la destruyen rápidamente con el consiguiente perjuicio económico.

Existen todavía, quizás por desinformación, profesionales de la construcción que no tienen la convicción de esta realidad. El tratamiento de la madera no es costoso, no tiene incidencia en el costo de una construcción, pero su no uso puede ser de características nefastas en el corto plazo.

En 1995, gracias a contar con la posibilidad de proveernos de la materia prima adecuada -la madera tratada en la planta de Pío Corradini en Villa Gesell-, desarrollamos un sistema de construcción normalizado basado en el sistema “balloon frame” de los Estados Unidos.

Nos limitamos a copiar lo que tantos años vienen realizando en ese país y otros con éxito y sin agregar nada nuevo, pero de gran calidad y dirigido al comitente de alto poder adquisitivo.

Nuestra empresa, Pino Amarillo S.A., ha construido más de 20.000 metros cuadrados en viviendas unifamiliares en una, dos y hasta tres plantas, desde 80 metros cuadrados hasta 900 metros cuadrados.

Hemos incorporado herramientas de última generación y capacitado a nuestro personal para obtener una calidad de terminación que nos identifica. Tuvimos que trabajar mucho para imponernos a un mercado pesimista y contra el famoso “no va a andar”. Hoy hay muchas obras en donde la madera ha sido incorporada.

Hay miles de metros cuadrados de decks construidos con madera tratada, sobre todo en toda la zona de Costa Atlántica. Hemos conseguido hacer Ley la 3202 y que las construcciones sobre las playas de la provincia de Buenos Aires deban ser realizadas en madera y sobre pilotes de madera para evitar la erosión de la arena de las playas.

Nuestras construcciones reúnen ventajas comparativas de importancia. Utilizan básicamente una materia prima renovable, noble, de fácil elaboración y manipuleo, liviana y de fácil transporte, permitiendo con su uso adecuado, un resultado difícil de ser igualado por una construcción “tradicional” en mampostería.

*Alejandro Berro Madero es constructor y preside la firma Pino Amarillo S.A. (www.berromadero.com.ar)

 

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre