Balance sector muebles 2017 y perspectivas para 2018

Mesas de noche Línea Java, de Hipólito Dadone e Hijos. Fábrica localizada en la cordobesa Colazo (Archivo D&F Muebles).

D&F Muebles consultó a presidentes de varias cámaras de la industria del mueble para conocer datos y opiniones respecto de 2017 y lo que esperan para 2018. Demanda, producción, rentabilidad, desempeño por subsectores, incidencia de las altas tasas de interés, expectativas respecto de las posibles reformas fiscal, tributaria y previsional fueron algunos de los ítems consultados. Informe exclusivo.

1- Por favor realice un balance del desempeño sectorial en 2017 de manera general. Tenga en cuenta las variables consumo e importaciones, y opine qué incidencia han tenido las tasas de interés bancarias.

2- ¿Cuáles son las expectativas para 2018? ¿Qué impacto pueden llegar a tener las reformas tributaria, previsional y fiscal que el gobierno intentaba aprobar en Diputados al cierre de esta edición?

César Federici, presidente de la Cámara de la Industria Maderera y Afines de Cañada de Gómez, Santa Fe (CIMA)

1- El año 2017 fue mejor que el año anterior. Obviamente, el año pasado teníamos que hablar de una situación más complicada en cuanto a la demanda interna. La caída de la demanda había sido en 2016 de un 30 por ciento, y en algunos casos de hasta un 50 por ciento. Hay un panorama muy dispar entre empresas del sector. Las fábricas de muebles más ligadas al sector de la construcción de viviendas, edificios y torres están un poco mejor porque este año hubo una reactivación de la construcción. Por otro lado, hay empresas de gran envergadura que venden muebles planos estandarizados y que compiten con productos de Brasil y de China a las que también les está yendo bien. La tendencia marcaba que las importaciones seguían aumentando respecto de 2016. La conclusión general es que, quizás, realmente están teniendo trabajo las empresas que son más competitivas. Es decir, se estaría tendiendo a una concentración tanto en el fabricante como en el comprador, donde los que son más competitivos y tienen mayor poder de fuego pueden resistir más la situación general del mercado. Por otro lado, la rentabilidad está afectada para todo el mundo. Ésa es una situación general.

2- Nosotros estuvimos discutiendo sobre la reforma tributaria. A ciencia cierta, para las PyMEs está la posibilidad de implementación de la factura conformada. Sería la única herramienta que tendrían las PyMEs para tratar de financiarse en el mercado. La factura conformada es un sistema donde la fábrica, al hacer una venta, emite una factura que puede generar un crédito. Es un ingreso que vas a tener por una venta, entonces ese documento se puede vender en un mercado y al fabricante le ingresaría el dinero en el momento. No sabemos qué costo financiero va a tener. Por lo demás, sabemos que en 2018 va seguir habiendo tasas altas, que la inflación no va a tender a la baja tan fácilmente; en cuanto al mercado, no vemos que vaya a haber grandes cambios en 2018 respecto de este año.

Gustavo Mehring, presidente de la Cámara de Industriales Madereros y Afines de Esperanza, Santa Fe (CIMAE)

Gustavo Mehring. Imagen archivo D&F Muebles.

1- A nivel de la Cámara fue un año muy intenso porque organizamos la feria EXPODEMA, que fue muy exitosa. Hubo mucho público y tuvimos gran cantidad de expositores, quienes pudieron hacer buenos negocios. Las empresas asociadas a la Cámara, en general, están viviendo una retracción comparativa de alrededor del 20 por ciento en comparación con años anteriores. La actividad tuvo una merma respecto del año pasado. Todas las empresas coinciden en que este año la rentabilidad es menor a la que venían teniendo en otros años. Otra situación que tiene impacto es el aumento de las importaciones que, sumada a la retracción del mercado del mueble, perjudica bastante el desempeño de las ventas. Los últimos datos oficiales que se dieron sobre importaciones corresponden a junio; después no dieron más datos de cuánto se está importando. Pero hasta entonces las importaciones habían registrado un aumento del 60 por ciento respecto de 2016.

2- Desde la Cámara y también a través de FAIMA estamos tratando de poner un freno a las importaciones. Con respecto al paquete de reformas, desde FAIMA se hizo una presentación con propuestas para ver si el proyecto se puede mejorar. Y las tasas de interés son altísimas. No tenemos una línea de crédito a buena tasa en el mercado local. Favorece la especulación, porque el dólar no se mueve y la gente prefiere poner la plata en el circuito financiero antes que invertir. Y eso retrae a todos los mercados. Respecto del posible acuerdo de libre comercio entre MERCOSUR y la Unión Europea, no estoy muy al tanto.

Pedro Reyna, secretario general de la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (FAIMA) y presidente de la Cámara de Fabricantes de Muebles, Tapicerías y Afines (CAFYDMA)

Pedro Reyna (Archivo D&F Muebles).

1- Ha sido 2017 un año bastante atípico, con un primer semestre con problemas de venta, etc., y un segundo semestre con una mejora y un crecimiento que anualizado da el 9,8 por ciento. Obviamente que la comparación se da con un 2016 donde la caída había sido del 16 por ciento. Hemos recuperado buena parte de la caída pero todavía estamos con expectativas. Esperemos que el dinamismo de la vivienda sea generador de ventas. Por información de los propios fabricantes de tableros, están trabajando prácticamente a full, pero esto no se ve en general en el trabajo de las carpinterías y en la pequeña y mediana empresa. Me da la sensación de que miramos con cierto optimismo el futuro. Con la Mesa Sectorial del Mueble estamos viendo los temas de financiamiento; estamos desarrollando programas conjuntamente con el Banco Nación y esperemos que próximamente se lancen líneas de crédito. Las altas tasas de interés son de un perjuicio absoluto, porque no está resultando exitosa en la política antiinflacionaria que todos esperan y está permitiendo formidables ganancias al sector financiero. Es un problema bien serio.

2- El año que viene nosotros esperamos un crecimiento que compense la caída de 2016, y un poco más. Porque en algún momento tienen que desaparecer los efectos de los aumentos. Estamos observando una política fuertemente restrictiva operada por el Banco Central y una política que no le ayuda, que es la política de precios, Después vamos a tener el problema del salario, que es un correlato directo. En cuanto al probable acuerdo entre MERCOSUR y Unión Europea, nos llena de expectativas porque no creo que estemos en condiciones en estos momentos de cerrar acuerdos que desconocemos. Y una de las características de este acuerdo es el misterio en la negociación. La realidad es que hoy nosotros desconocemos absolutamente qué es lo que se está negociando. Con lo cual la posición es muy expectante. Somos un sector sensible. No creo que se cometa la torpeza de jugarnos en una mesa. No solamente sensible, sino escasamente importador. En cuanto a las reformas que se definían en el Congreso, hay un punto muy importante para las economías regionales que es la eliminación del artículo 814. Ese beneficio, que permitía compensar a las economías de algunas regiones lejanas a los centros de consumo, se elimina en todo el país. Y esto, obviamente, beneficia a Capital Federal y Gran Buenos Aires. Pero tenemos que estar pensando en el sector en general y no particularmente en empresas de determinada región. Otra de las cuestiones que nos preocupa es la reducción demasiado lenta de los impuestos a los Ingresos Brutos, puesto que debe ser uno de los peores impuestos que tiene la estructura impositiva argentina.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre