FAIMA sobre el cupo para construir viviendas: “Hoy la pelota está del lado del sector privado”

mora alfonsin
Leandro Mora Alfonsín dialogó en exclusiva con Desarrollo Forestal.

Desarrollo Forestal se entrevistó en exclusiva con Leandro Mora Alfonsín, director Ejecutivo de la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (FAIMA), durante las XXXI Jornadas Forestales de Entre Ríos.

El evento se celebró el 5 y 6 de octubre en Concordia, Entre Ríos, organizado por INTA Concordia y AIANER. “Ahora el sector privado tiene que hacer bien los deberes. No se puede desaprovechar la oportunidad. Y sobre eso estamos concientizando al empresario desde FAIMA”, afirmó respecto del cupo para construir 7.000 viviendas en madera en 2018.

mora alfonsin ponencia
Mora Alfonsín fue uno de los disertantes de las XXXI Jornadas Forestales de Entre Ríos.

– Se había especulado con que en el acta acuerdo para construir viviendas sociales en madera se eliminara el requerimiento de los CAT (Certificado de Aptitud Técnica) para poder fabricarlas. Sin embargo, eso en el acta definitiva no figura. ¿Puede ser que más adelante se elimine esta restricción?

– Ese tema es muy puntual para un acuerdo marco, que por vocación de forma es generalista. Lo firmaron tres ministros, todas las organizaciones. Las partes más específicas nunca figuran en este tipo de documentos. Nos vamos a enterar si realmente se va a prescindir de los CATs o no en las Mesas sectoriales. Hay que hablar con Subsecretaría de Desarrollo Industrial y ver qué pasa en la primera reunión de 2018 de la Mesa Forestal, que está prevista para la tercera semana de enero. Un detalle es que existe el Plan Nacional de Vivienda como un todo. Pero, después, muchas de esas características van a depender de los CATs de cada provincia. Si bien el Plan Nacional de Vivienda está bajo la órbita del Ministerio del Interior, hay muchas cuestiones de códigos y normativas que van a depender de las provincias. Con lo cual, las cuestiones vinculadas al CAT no dependen sólo del Estado Nacional. En ese sentido van a ser muy interesantes los próximos meses, hasta que termine el verano, para ver cómo se van a ir dando las condiciones.

– Industriales de la Mesopotamia manifestaron que, aunque no se llegaran a construir 7.000 viviendas totalmente en madera, si se lograban incorporar cabriadas y otros productos en madera a parte de las 70.000 viviendas a construir en 2018 eso ya sería un gran avance. 

– Eso es algo que se va a trabajar. También tenemos que ver cómo van a ser los pliegos y licitaciones. La idea es que el aprovechamiento del recurso madera sea lo máximo posible. Y reitero que lo importante es que hoy la pelota está del lado del sector privado. El sector privado no se puede equivocar. Ya está el cupo. Ahora el sector privado tiene que hacer bien los deberes. No se puede desaprovechar la oportunidad. Y sobre eso estamos concientizando al empresario desde FAIMA.

– Están trabajando en ciertos criterios de estandarización.

– En otras cuestiones que estuvimos trabajando junto con la Subsecretaría de Desarrollo Foresto Industrial (NdR: Tras la entrevista, Nicolás Laharrague reemplazó a Lucrecia Santinoni como subsecretario) es en el tema de estandarización de medidas comerciales de madera. Pudimos consolidar una posición común, que representa a las 27 cámaras, que se trabajó incluso con INTI Concordia y que se la pudimos acercar al sector público. Tal vez era la parte más compleja cuando se hablaba de una actividad a escala nacional. Ahora eso lo puede tomar el sector público para trabajar en algo que es fundamental, que es que las empresas estén preparadas para aprovechar pliegos de licitación y oportunidades que se abran que generen negocios. Para eso hay que hacer las cosas con ciertas normas de calidad, ciertas normas de estandarización de medidas.

– ¿Cómo se va a implementar?

– No lo sé. Si llega a tener fuerza de reglamento técnico, va a ser obligatoria. Si simplemente se queda en una norma, va a ser opcional. El tema es que el sector privado ya opinó sobre qué pautas la estandarización es deseable. Después depende de qué haga el sector público con ello. Si ellos tienen algo para objetar, es algo que se puede discutir. Hay un excelente diálogo con la Subsecretaría de Desarrollo Foresto Industrial.

Cifras sectoriales

– Diste algunas cifras de nivel de actividad y ventas respecto de 2015 y de 2016. ¿Cómo se distribuyen los datos en la cadena de valor foresto industrial?

– El sector es muy heterogéneo. Cuando hablamos de un crecimiento del 5 por ciento, primero que no es crecimiento, sino rebote, porque el año pasado fue muy malo. Y ahí se puede ver que se están manejando de diferente manera las cadenas de madera y la del mueble. Los datos que presenté fueron del primer semestre y se consultaron en el INDEC. Muebles creció 9,8 por ciento en el primer semestre y maderas siguió en caída. Y dentro del sector muebles, tampoco se observaron datos homogéneos. Los muebles de madera maciza tuvieron un muy buen desempeño, pero el mueble más vendido, que es el de los supermercados y los grandes retailers, en ese caso están ganándolos importados. La recuperación se la estaba llevando la producción importada, que creció muy (enfatiza) fuerte en el 2016 y los datos del primer semestre de 2017 hablaban de que había continuidad en el aumento de importaciones.

– ¿Brasil y China son los principales mercados de procedencia de los muebles?

– Sí. En los primeros seis meses del año el aumento de las importaciones fue de casi un 30 por ciento, que se distribuye por productos de manera muy disímil. El año pasado eran más los muebles de dormitorio, este año son más los de cocina. Y las sillas. El aumento de las importaciones de sillas supera el 300 por ciento. Es una barbaridad (enfatiza). Pero, sin embargo, en el conjunto el aumento de las importaciones de muebles registran un 30 por ciento, lo cual es bastante.

– Están trabajando en una nueva edición de Proyecto Deseo.

– Con Proyecto Deseo estamos muy contentos. El año pasado logramos que participaran 11 en un año recesivo y este año estamos en plena convocatoria y venimos con un muy buen número de empresas inscriptas. Vamos a tener que hacer un recorte porque no van a poder participar todas. Eso siempre es bueno. Y saber que los que participaron de las dos ediciones anteriores tuvieron la posibilidad de llevar su trabajo a la Feria de Milán, es muy bueno. Más que nada porque la estrategia argentina de inserción internacional está cambiando. Llevando industria con escala en lugar de emprendedores, podemos cambiar la imagen de Argentina en este tipo de espacios. Con respecto al Posgrado, este año fue récord. Tuvimos 31 inscriptos, de los cuales efectivamente empezaron a cursar 27. La idea para 2018 es continuar con el posgrado y resignificarlo. Y generar un espacio de divulgación, que sea importante también para las camadas anteriores. Y de lazos entre los industriales. Estamos pensando con la universidad qué podemos hacer para que el vínculo tenga continuidad.

Fotos: Desarrollo Forestal (Enviados Especiales a Concordia).

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre