Empresarios de Misiones notan una reactivación todavía “muy tibia” en la provincia

empresarios misiones
Daniel Durán, empresario de Misiones, propietario de Selva SRL

“Todavía no se ve demasiado la reactivación que las noticias afirman que ocurre en otras zonas del país. Todavía está muy tibia la reactivación en la provincia”, le dijo en exclusiva a Desarrollo Forestal el ingeniero Daniel Durán, propietario de la empresa Selva SRL, ubicada en la localidad misionera de Eldorado. “Hoy en día sin inversión no se es competitivo. No solamente por los costos, sino también por los juicios por accidentes o por los juicios truchos”, agregó.

Las últimas cifras oficiales sobre la actividad de la construcción registraron en julio un aumento interanual de 20,3 por ciento, según INDEC. Y se descuenta que la tendencia se confirmará cuando se conozcan los datos de agosto.

Por lo pronto, en la primera semana de septiembre se conoció el Índice Construya (IC), que registró una suba interanual de 24,3 por ciento en las ventas de los insumos que fabrican las empresas líderes del sector en agosto de este año respecto de agosto de 2016.

Para contextualizar la información, las ventas de agosto pasado registradas por Construya se ubicaron un 2,72 por encima de agosto de 2015, con lo cual las abultadas cifras que arroja la comparación con un agosto de 2016 muy recesivo se pueden matizar y confirmar que, en realidad, marcan un crecimiento promedio de 1,86 por ciento anual en los últimos dos años.

Lo cual no es menor para una cadena de proveedores que ha sufrido mucho la caída de ventas en 2016 y en la primera mitad de 2017. Éste es el contexto de la afirmación que dio la fuente y que se transcribe en el siguiente párrafo.

“Es cierto que en el caso de todos los créditos que está lanzando el gobierno nacional, cuando cualquier persona particular tiene idea de construir primero va al arquitecto, le hace el plano o tiene que comprar la propiedad. Después empieza a trabajar con arena y cemento, y el uso de la madera en los techos es la última parte de la obra. Cuando hay reactivación, nosotros recién a los dos o tres meses tenemos mejores resultados”, dijo.

Y agregó: “Quizás en los próximos meses haya una reactivación. Tenemos esperanzas, y ojalá que se plasme, que el gobierno construirá el 10 por ciento de las viviendas de programas oficiales en madera” .

– ¿Desde tu conocimiento de la provincia considerás que se está llegando a un punto en el que las empresas sí o sí se tienen que reequipar pueden esperar mejores oportunidades para invertir en mejoras tecnológicas?

– Yo siempre trato de bajar costos invirtiendo en maquinaria. Si uno trabaja seriamente siempre va a haber demanda de servicios forestales. Para mí la única manera de ser competitivos es invertir y reinvertir. Y sí creo que hay muchas empresas que están tecnológicamente muy atrasadas y tienen que invertir sí o sí en nuevas tecnologías, en nuevas máquinas, en procesos. Porque el mundo va en esa dirección. Si nosotros queremos vender madera al exterior, va a ser imposible si no bajamos costos. El mercado interno no puede consumir toda la madera que se produce, por más que haya planes habitacionales y ayuda del gobierno. También tenemos que hacer el esfuerzo los privados en invertir para bajar costos. Nosotros en la empresa lo hacemos y ese tipo de inversiones nos mejora mucho la productividad y podemos bajar más costos. Si no, es imposible trabajar hoy día con la maquinaria obsoleta que tenemos en el mercado. Se trabaja, pero los costos son muy altos y ya el negocio no resulta tan rentable. Ni para el productor, ni para la empresa de servicios ni para el aserradero. Es una cadena. Otra cosa que necesitamos son los bitrenes, que podrían llegar a bajar los costos de logística en un 20 por ciento. Yo vi a algunos funcionarios provinciales un poco reacios a impulsar el tema (NdR: La entrevista telefónica se realizó antes de que el presidente,. Mauricio Macri, recibiera a la Mesa Forestal, donde se avanzó en este tema).

– ¿Le dijeron por qué?

– Manifestaron un tema de seguridad, de rutas, de puentes. Pero está demostrado técnicamente que el bitren es un camión que impacta menos en las rutas porque tiene menos peso por eje. Por otro lado, son camiones de gran potencia. No andan a bajas velocidades en subida, como ocurre en Misiones con algunos camiones viejos de baja cilindrada, que llegan a trasladarse a 40 kilómetros por hora. Éste es un camión que va a 80 kilómetros por hora en subida y en bajada. Además, son muchísimos más seguro. Llevan más carga y, por ende, pueden bajar los costos de transporte. Para un producto como la madera aserrada que hace 1.200 kilómetros desde el norte de Misiones para llegar a Buenos Aires, bajar ese costo de flete probablemente nos permitiera a nosotros ser más competitivos para exportar. Que es lo que necesita el sector para poder crecer. Porque solamente con mercado interno no vamos  ningún lado.

– Igualmente, se debería aprobar en varias provincias para generar un corredor, porque Misiones depende de que aprueben esta norma en Entre Ríos y en Corrientes para que tenga sentido.

– Por supuesto. Hay una ley nacional.

– Pero se necesita que cada provincia adhiera para que sea aplicable.

– Ésas son las cosas en las que hay cuestiones seguramente políticas que los que producimos en el sector privado no podemos destrabar.

– Se decía que Corrientes argumentaba que los caminos no están preparados.

– Bueno, pero el gobierno de Corrientes tendrá que tomar medidas para mejorar esa situación. Si la gente no puede producir, ¿cómo hace para pagar impuestos? Que se revisen los puentes, que se pongan en condiciones y que autorice los bitrenes para que se mejore la producción. Por otro lado, en muchos tramos de la Ruta Nacional 14 ya hay autopista.

– El bitren se utilizaría, en gran medida, en la Ruta 14.

– En Entre Ríos casi toda la Ruta 14 es autopista. Misiones tiene los puentes en condiciones. En la reunión que comenté yo vi a funcionarios de Vialidad Nacional medio reacios frente a la aplicación de los bitrenes. La verdad es que los tiempos de los funcionarios públicos y de los políticos son diferentes a los tiempos de los actores privados.

– Volviendo a la situación de lo servicios forestales, y más allá del aumento del gas oil y del achicamiento de los márgenes, ¿cuáles son los temas que afectan el negocios y que hacen que no fluya como en otra época?

– Los caminos (tajante). En trabajos de cosecha siempre tenés que hacer recorridos en caminos de tierra. Y las variables principales son el precio del gas oil y el valor de las máquinas. En el caso de máquinas de alta tecnología cerca del 50 por ciento del costo de la cosecha lo representa el combustible. Ése es uno de los temas.

– En cuanto a la demanda, a veces se necesita cosechar un mínimo de hectáreas para que el negocio sea rentable. ¿En este momento la ecuación les cierra a ustedes?

– Sí. Para encarar la compra de maquinarias hay que tener la expectativa de cosechar una cierta superficie o hay que hablar con los forestadores de la zona para conocer a qué superficie van a necesitar que se aplique el servicio. Normalmente, la gente que compra este tipo de máquinas es gente que ya está sabiendo cuál es la producción que puede realizar con estos equipos y si hay un mercado o no. En realidad, hay un mercado. Hoy en día seguir cortando con motosierra es anticompetitivo. No solamente por los costos, sino también por los juicios por accidentes o por los juicios truchos. Entonces, todas las empresas contratistas están apuntando a comprar harvesters. La industria del juicio ha hecho que todo el mundo tenga tanto miedo a recibir una demanda que… Por ejemplo, yo prefiero pagar la cuota en el banco por un harvester y no una cuota a un abogado por un juicio.

– ¿Cómo ves el ritmo de forestaciones en el norte de Misiones?

– Muy, muy pobre. Las grandes empresas mantienen siempre su ritmo de forestación. De los medianos para abajo la gran mayoría ha bajado el ritmo de plantación.

– ¿Qué dicen los aserraderos respecto de la demanda actual? ¿Hay algún producto en el que se esté especializando en estos tiempos porque tiene más venta o porque les es más rentable?

– Yo creo que la tendencia, lentamente, es a cortar madera no tan gruesa. Los aserraderos están cortando madera mediana. No hay tanta demanda de madera gruesa, básicamente porque esa madera era comprada por las laminadoras. Ahora la construcción está bastante parada. Son pocos los aserraderos que están comprando madera gruesa porque muchos están reemplazando los grandes diámetros por madera multilaminada.

– ¿Y en cuanto a los productos?

– Todavía el machimbre es el pan caliente de los aserraderos.

– ¿Cómo está en la actualidad el aprovechamiento de subproductos para fines energéticos?

– Se está utilizando. En el norte de Misiones Arauco se lleva biomasa para su industria, Pindó instaló hace poco tiempo su planta de energía, Lipsia también aprovecha parte de sus residuos para producir pellets, Gruber (Don Guillermo) también. Creo que es una situación que vino para quedarse. Si el día de mañana se instala la planta de celulosa en Corrientes quizás no haya tanta madera barata disponible. Todavía es un camino muy lento a seguir. Aprovechar los residuos de la tala rasa va a ser para quienes estén muy cerca de las industrias que demanden subproductos.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre